Ir al contenido principal

Cuenta que te Cuento

Es la tercera vez que me dejo caer por la librería 
Capítulo 8 en Colmenar Viejo. 
Sus libreras son maravillosas, amables, simpáticas, saben un montón de libros y otras cosas también. 
Tienen unas tartas deliciosas que reconfortan después de hacer la función. 

El viernes 8 fui a contar y cantar a niñxs de una escuela infantil y a sus padres y madres también que se lo merecen igualmente.

         



  Esta niña parece tener clara su vocación.
Me encanta cuando se acercan, son tan bebés....



CONTAMOS........ 





CANTAMOS......... 


Con niñxs de estas edades suele haber mucho movimiento, es difícil  para ellxs prestarme atención , seguramente preferirían estar en el campo cogiendo ramitas




Los mayores también se lo pasan bien



Algunos tienen curiosidad por ver que hay dentro de la maleta....
Son mi público favorito.


En otras ocasiones he ido con Australia


Auténticos artistas me ayudan con el espectáculo, sin ellos no sería lo mismo



Que luego no digan que los padres no colaboran, estuvo toda la función sosteniéndome el abrigo. 
Todo un caballero
                                        
               Un descansito, que una ya tiene una edad...




 Me despido.... 




Pero antes un poquito de publicidad y a repartir unas tarjetas.
Y que alguien me rescate!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Ministra. Diario de Pandemia

La Ministra Una serie de vídeos contando la actualidad con humor  Puedes ver todos los vídeos en YouTube

Pepo y Australia

Así trabajamos con la función Pepo y Australia.  Dos payasos despistados. Muy divertido. Números clásicos de clown, magia, música y locura. Esperamos que haya más funciones.   

El Camino del Payaso

El arte del payas o está mal entendido. Todavía es un arte infravalorado. Sin embargo es un arte de los más grandes y difíciles.  Trata de una comunicación de verdad en sentido puro y crudo. U n camino para poder descubrir, disfrutar, mostrar nuestra propia locura  y así trazar nuestra poética clown. Aceptar el fracaso y potenciar nuestra comicidad sin miedo al ridículo.  Despertar la complicidad con el público y con el compañero.  Y sobre todo, el placer de ser idiota !!